jueves, enero 02, 2014



Estuve pensando en la confusión entre la idea del Paraíso y la del Cielo, pues el Cielo se encuentra luego de la vida y el Paraíso al comienzo. El Paraíso está asociado al comienzo, a la inocencia, a la ingenuidad, a la falta de conciencia de sí mismo, a la desnudez, tanto física como espiritual, la diferencia de los sexos aún no avergüenza, no produce pudor. Posiblemente a los juegos espontáneos, a vivir el momento sin tener que calcular las consecuencias.

Este estado dura poco en la vida de las personas, tarde o temprano la realidad golpea, se comete algún error fruto de la inocencia o debido a una segunda intención que se alimenta y comienza el ciclo de la vida. En torno al primer o primeros errores se teje la trama de la vida para tratar de resolverlos y, posiblemente de borrarlos para siempre de nuestra vida. No es posible, claro, todo intento por borrarlos de nuestra vida a través de la represión, de la negación, fracasan.

La historia de la Humanidad según el mito del Génesis comienza con la serpiente empujando a Eva a seducir y convencer a Adán a que pruebe la fruta prohibida. Siempre se asoció a la serpiente con la sexualidad, cuando aparecen en sueños simbolizan conflictos con la sexualidad y nuestro lado más básico y animal. La llamada “represión originaria” está asociada a nuestro descubrimiento de la sexualidad y las sanciones por estas incursiones, posiblemente hasta con la amenaza de castración, pues hasta no hace muchas décadas se amenazaba a los niños con cortarle el pitito si seguía jugando con éste en público o si se lo tocaba demasiado.

Este conflicto tan básico que da pie al conflicto edípico en las comunidades que han desarrollado alguna cultura importante -no aparece en comunidades más primitivas donde la sexualidad no genera vergüenza y se la toma como algo natural- es la que conduce a la creación de algunos mitos religiosos, porque una de las funciones básicas de las religiones es la de ofrecer salidas simbólicas a los conflictos básicos que aquejan a los hombres, y este del Edipo es uno de los más importantes, no el único, está también el del temor a la muerte y algunos más. Todas las religiones deben ofrecer salidas simbólicas, soluciones a los conflictos básicos. Así que no es de extrañar que se cree el mito del pecado original en torno al descubrimiento de la sexualidad.

La vida de los hombres se construye en torno a episodios traumáticos y a sus logros, logros que, muchas veces implican haber vencido las consecuencias de los episodios traumáticos. Jamás se borran estos episodios, pero saber que pueden ser vencidos de alguna manera otorga la confianza en uno mismo suficiente para seguir adelante y vivir con plenitud. El grado de felicidad y autorrealización en cada vida depende de lo que la balanza señale cuando se comparan los momentos malos con los buenos. Quien sienta que en su balanza los malos ganan debe tener en cuenta que siempre es posible agregar momentos buenos que terminen por corregir el desequilibrio, hasta puede ser posible que la balanza acuse un mayor peso a los buenos.

Quien tenga ojos para ver habrá notado algo muy importante en su vida: cada emprendimiento al que se lancen posee etapas diferenciadas que se repiten una y otra vez de manera similar. Por ejemplo, tendrá un comienzo, una etapa media y un final. Podemos encontrar más etapas, pero lo importante es que cada una se vive de la misma manera. Hay personas que comienzan las cosas con una enorme energía, pero que se desinflan enseguida. Hay personas que alertadas de esto que siempre les ocurre toman precauciones, por ejemplo, no hablar de sus proyectos hasta completarlos o que estén bastante avanzados para evitar que se pierda la energía que los anima. Hay personas que son incapaces de terminar las cosas, ocurre que siempre cuando están cerca de la meta se rinden y abandonan, etc. Lo que quiero señalar es que cada proyecto expresa una estructura similar a lo que ha sido la vida del sujeto hasta ese momento.

La cuestión es que en algún momento se pierde la ingenuidad, y no pocas veces por algo en nosotros mismos que nos empuja a hacerlo y de lo cual luego podemos arrepentirnos, cedemos a la tentación y luego hay que enfrentar las consecuencias, y las tentaciones sexuales son las más importantes, no las únicas, claro. En ese momento descubrimos como que hay algo malo en nosotros, algo que nos empuja hacia situaciones peligrosas, vemos que las personas con fuerte sentimiento de culpa una y otra vez se meten en problemas, no pocas veces los mismos problemas, como si un karma terrible los persiguiera. Dependiendo de la intensidad de los episodios traumáticos será el sentimiento de culpa y la sensación de que algo en el interior de la persona la empuja hacia el peligro.

Una vez que la inocencia se pierde nada vuelve a ser igual, se pierde el Paraíso y a partir de ese momento comienza el viaje de retorno, un viaje en el que se pretende retornar a un estado anterior, pero ya no es posible, no es posible volver a ese estado pues era ilusorio fruto de la ignorancia. No podemos quitarnos de encima lo que hemos vivido, no podemos olvidar, para peor cada día que pasa aprendemos nuevas cosas y, con ello más nos alejamos del Paraíso, de la ignorancia feliz, de la inocencia.

Poco a poco se va entendiendo cómo la religión cristiana procede para inventarse el Cielo, que nada tiene que ver con el Paraíso, porque el primero implica el comienzo del andar del hombre hasta el primer gran traspié y la desobediencia a la ley representada por el padre. Como ven, la religión pretende crear un mito para la resolución del complejo de Edipo, complejo que se inicia con el descubrimiento de la sexualidad, el padre originario representaba la ley, y las consecuencias de la violación de la ley eran terribles. El dios del Viejo testamento llegó a un pacto con el pueblo judío, un sacrificio simbólico como la circuncisión -que representa la castración- y la aceptación incondicional de la ley del padre.

Claro, esto generó un terrible conflicto, la separación entre el espíritu puro y la sexualidad. Dios dijo “creced y multiplicaos”, así que el mandato para tener hijos estaba vigente, pero la sexualidad debía cumplir sólo la función reproductiva, el placer era mal visto, especialmente en la mujer que seguía siendo la responsable de que el hombre cayera en el pecado, así que su obligación pasó a ser la de tener hijos y como castigo con dolor en el parto.

La religión judeo-cristiana se construyó con el propósito de otorgarle una solución al complejo de Edipo y a la aceptación incondicional de la ley. Pero la solución que ofrece es la del sometimiento total al padre y la anulación total de la individualidad. La persona se convertía en un niño permanente sometido a la voluntad de un padre todopoderoso que no le permitía crecer, siempre estaría a la sombra de la ley del padre. Si el padre le pedía matar al hijo para demostrar el amor al padre, no le quedaba opción, debía obedecer al padre, la ley, la autoridad. Debía demostrar el sometimiento total, humillarse una y otra vez. Cada vez que experimentaba la tentación debía hacer algún tipo de sacrificio para expiar las culpas. Lo curioso es que mientras más reprime alguien sus impulsos sexuales, mayor tentación y mayor culpa. Se sabe que las personas con mayor sentimiento de culpa no son las que ceden a sus impulsos sino las que no lo hacen. Así que la religión judeo-cristiana nacida para ofrecer una salida al conflicto edípico logra lo opuesto: el aumento desmesurado del sentimiento de culpa y por ende propicia la caída. Las grandes neurosis nacen fundamentalmente bajo la formación religiosa, es más, en casos más graves se desencadenan las llamadas psicosis religiosas.

La idea del Cielo, entonces, no debe confundirse con la idea del Paraíso, ya que la entrada al Cielo implica la resolución definitiva del conflicto edípico y el abandono de las tentaciones de la carne. Como no es posible volver a un estado anterior representado por el Paraíso y la inocencia, o sea a un estado presexual, el ingreso al Cielo implica superar la sexualidad y la aceptación incondicional de la ley para vivir en el amor eterno al padre. El Cielo implica el sometimiento total al padre el Infierno implica el incesto. Ceder a los impulsos sexuales más intensos implica ceder al incesto. Como ven, el conflicto se da entre el padre y la madre, el padre aparece para frenar bajo amenaza de castración los impulsos sexuales hacia la madre en el caso del niño. El niño bueno será el que renuncie a estos impulsos y acepte la ley del padre.

Por este motivo la idea del Cielo, por más que se la quiera adornar o adaptar a los tiempos modernos, no resulta atractiva para los hombres actuales que no consideran pecaminosos los impulsos sexuales. Los impulsos de vida que nos animan no los vemos como negativos, malos, no nos avergonzamos de ellos. Los intentos de la iglesia por condenar la sexualidad fuera del ámbito de la reproducción han resultado patéticos. Claro, han tratado de acomodarse a los tiempos modernos, hasta han formado sexólogos Curas para educar a su comunidad, pero un Cura sexólogo es de las ideas más raras que imaginarse pueda. El gran problema es que la iglesia católica se quedó sin conflicto básico que canalizar, salvo, tal vez, el de la muerte.

Hoy la sexualidad no genera problemas, no es mal vista, así que la iglesia se quedó sin gente a las que ofrecerle algún tipo de ayuda, salvo, claro, las que sufren algún trastorno muy grave con su sexualidad, algún sentimiento de culpa insoportable por la no resolución satisfactoria del edipo. Pero ni ahí cumplen bien su función, porque quien tenga problemas con su identidad sexual no encontrarán ayuda en la iglesia que los rechazará y condenará al Infierno.

La iglesia católica está agonizando, vemos que los sacerdotes son muy viejos, que no hay voluntarios para entrar en el seminario, que no ofrece un mito interesante. Los mismos sacerdotes van cayendo en la tentación sexual y en la pedofilia y la imagen de los curas cae en picada. Hoy un cura no nos inspira confianza, todo lo contrario, dudo que una madre se sienta segura si su hijo pequeño está con un cura.

Pero aparecen opciones religiosas alternativas, ¿en qué se diferencian? En que ofrecen una salida simbólica a conflictos nuevos no contemplados por el catolicismo.

Claro, los creyentes gustan de creer, gustan de imaginarse un dios personal que los escuche y los acompañen, por lo que se separan de la iglesia que ya no contempla sus necesidades reales. Hoy se rechaza al catolicismo porque sus preocupaciones no son las nuestras. Se los ve como anticuados, como fuera de época. Sus juicios permanentes acerca de lo sexual nos irrita.

Para peor, el Cielo cristiano parece ser la cosa más aburrida, un cielo sin sexo, whisky, ni rock and roll no tiene gracia. Es más, siempre tuve la sensación de que el mensaje cristiano estaba destinado a niños de 4 años, no a adultos, tiene sentido, porque está destinado a chicos que comienzan a descubrir la sexualidad y pretenden encauzarlos con la prohibición.

En fin, en el Paraíso no hay historia, la historia comienza, no sólo con la escritura, sino que lo hace con los primeros traspiés que comienzan a jalarnos de alguna manera y en torno a ellos se construyen los complejos, las zonas dolorosas. Al abandonar el Paraíso de la inocencia comenzamos a escribir nuestra historia, a veces con dolor otras con alegría, pero siempre con algo de frustración porque las cosas no salen como esperamos. Es como una relación, al comienzo todo es bonito, pero cada discusión, cada pelea, cada contratiempo se convierte en un peso difícil de sobrellevar. Están quienes logran superar todos los contratiempos y pasar a estados de relacionamiento maduros, y quienes no pueden lograrlo. Tras una discusión no es lo mismo echar en cara dos o tres cosas que tener muchas más. Llega un momento que la lista de reclamaciones se hace muy larga e insostenible. La vida es así, siempre tratando de volver a algún estado anterior paradisíaco, pero sabiendo que no es posible, y duele saber que nunca más se volverá al estado anterior, porque hemos dejado de ser inocentes. Al final de la vida, entonces según el mito cristiano, hay un juicio final donde se pesan las buenas obras y las malas para que se decida hacia donde ir, el Cielo, entonces implicaría algo así como el retorno al Paraíso, pero con una diferencia: la integración y resolución de la historia personal. Aquel movimiento original condujo a la expulsión del Paraíso y a la entrada a una vida de sufrimiento para pagar las culpas, una vez vivida la vida e integrado todos los aspectos de ella, se entraría a un estado paradisiaco, pero sin inocencia. ¿Es posible un lugar así donde se integren todos los aspectos de una vida, tanto buenos como malos? Sí, pero para mí en esta vida.

Existe un momento en la vida de cada persona donde cada pieza del rompecabezas parece ocupar su lugar, es lo más cercanos del Cielo que podemos esperar.


8 comentarios:

  1. Llevo algun tiempo dedicado a comentar en blogs de corte religioso y con base en una frase del articulo tuyo que dice que todo tiene un inicio y un fin (y en medio varias etapas o escalones).
    -
    y me doy cuenta que en cuestiones judeo-cristianas pasa que lo que mas se discute es el Genesis y luego se llega al punto del Nuevo testament....omitiendo basicamente lo que hay en medio.
    -
    Existen como que unos pasajes favoritos y otros muy oscuros poco explorados.
    -
    Segun parece las religiones como tal son las que ya no ofrecen respuesta al hombre educado.
    -
    Y la realidad es que en el mundo parece que hay una oposicion entre el pensamiento occidental y el oriental. El un o representado por Europa y Norteamerica y el otro por los Arabes y los chinos.
    -
    Los arabes aun tienen apego a la religion, es como estaban los occidentales hace algunos siglos, probablemente el fanatismo musulman con el paso del tiempo termine en un punto similar a lo que hoy es el cristianismo en occidente.
    -
    Con las religiones del tipo Budismo o Hindoismo...Shintos....etc, la cosa es algo diferente, estas estan mezcladas con filosofia....se adaptan facilmente.....no estoy seguro, realmente no las conozco muy bien.
    -
    Y ahora surge el ateismo....pero no es el ateismo de Hegel, Marx, y otros sabios de hace unos siglos...sino es un ateismo diferente, que tiende a parecerse a una religion organizada. "Nuevo Ateismo" lo llaman. He charlado con estos ateos y rara vez ellos mencionan a los hegelianos. No quieren parecer Marxistas.....los del Nuevo ateismo, parecen como unos superheroes.....es decir al llamarse ateos como que de repente adquirieron una libertad y una moral superior a la de los demas, ya que la Razon les da autoridad para mirar por encima del hombre al creyente.
    -
    Pero ignoran que el pensamiento religioso es a su vez fruto de complejos razonamientos.
    -
    Ahora coincide totalmente en que Paraiso y Cielo son dos cosas diferentes.....el paraiso se perdio ...para siempre.
    -
    Pero dan algo al menos para mantenernos con esperanza.....Si eres bueno vas al Cielo.
    -
    Pero no recuerdo exactamente una buuena descripcion del Cielo......no lo han definido muy bien los cristianos.
    -
    pero en si toda religion pone un premio al que lo hace bien: Nirvana, Cielo, Valhala.....etc...etc...
    -
    Que premio da el "Nuevo ateismo"????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no tiene sentido que exista algo así como un ateísmo militante. Lo tomo más como un juego de algunos necios por demostrar la inexistencia de dios, cosa fácil de lograr porque no se manifiesta. No tiene sentido definirse negativamente, como si me definiera anti-marcianos. Los marcianos no existen, no tiene sentido crear un grupo o tener alguna militancia para defender ese argumento. Sólo tienen sentido las definiciones positivas. Soy ateo porque no creo en dios y punto. Mis ensayos tratando temas religiosos son de corte psicológico para iluminar los procesos psicológicos involucrados. Por ejemplo, las religiones orientales introducen un cambio, el budista no adora a un padre todopoderoso, ha superado el conflicto de edipo, su trabajo es la autorrealización y el autodominio. Cuestiones que canalizan los conflictos básicos de la actualidad y por eso su expansión. Así tenemos el discurso católico dirigido a mentes de 4 años y las filosofías orientales dirigidas a adultos que buscan encontrarle un sentido a la vida y, ofrecen al tema de la muerte la salida de la reencarnación.

      Eliminar
  2. Asi es, el Nuevo ateismo es util para los lideres del movimiento, que son basicamente Buenos escritores de best-sellers y se han echo ricos y famosos. Proponen crear templos de reunion y en todo quieren imitar el modelo religioso.
    -
    pienso que el ateismo de los alemanes de hace 200 an#os es major por una razon: Estaban luchando heroicamente contra la corriente, de echo si no estoy mal Hegel empezo como un teologo de la iglesia Cristiana reformada y progresivamente se fue desilucionando al analizar los textos sagrados de los judios. Creo a otros ya les habia pasado lo mismo una vez que los leian.
    -
    Ahora con las religiones orientales nunca he estado muy familiarizado, casi porque no se dispone de "un texto" exacto en donde comenzar. Asi que realmente lo que yo tengo es "flashes" y retazos de lo que ellas deberian ser. Pero admito que corresponde a un tipo muy complejo de pensamiento.
    -
    Con el caso central de este texto, el Cielo y el Paraiso, otra vez no estoy seguro, pero creo yo que el Cielo viene a ser un caballito de batalla de los Cristianos.
    -
    Aqui hay dos terminos tambien....en los evangelios se habla de la instauracion de un "Reino".
    -
    El Reino de Dios.....y el Mesias que lo gobierna....
    -
    De alguna manera ese termino de Reino de Dios....fue transformandose con el paso del tiempo en el Cielo que vende la Iglesia.
    -
    Eso si, la idea de Cielo Vs Tierra / Perveccion vs Imperfeccion mas o menos esta presente en varias mitologias......En el Cielo vivien los Dioses en la Tierra los Hombres.
    -
    Pero lo cierto es que a mi me parece que las ideas judeocristianas en los libros sagrados estan mas bien como delineadas, nunca se exponen concretamente o la explicacion se perdio.
    -
    Asi que a cada creencia y concepto Cristiano le corresponden unas 30.000 "interpretaciones" todas diferentes entre ellas.
    -
    Si uno pidiera al azar la explicacion a varios Cristianos de que es Paraiso y que es Cielo, de seguro habria que estar preparado para escuchar tantas versions de los conceptos como gente interrogada.
    -
    y la razon es como lo sostiene el texto del articulo.....Estamos ante unos simbolismos muy profundos del ser humano.....solo que el lenguaje simbolico da un amplio margen de error....

    Uno de los lios es que mucha gente ignora o omite que el texto del Genesis es simbolico y lo toman como si fuera un hecho ciertamente historico y real......asi que alli comienza un conflicto muy dificil de superar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las ideas no están muy desarrolladas porque están destinadas a chicos de 4 años, basta con ver cómo se expresa un pastor cuando le habla a su rebaño

      Eliminar
  3. Claro el pastor assume el papel del Padre, es lo mas cercano a Dios que tienen los oyentes.
    -
    Curiosamente este mito del Paraiso Perdido, esta presente en muchas culturas y pueblos.
    -
    Obviamente el mito sin duda nos muestra un cambio.
    =
    Tal vez la gente trataba de reflexionar de esa manera para explicar lo duro que es vivir.
    -
    Estos mitos siempre son iguales, explican los origenes del mundo, del hombre y la explicacion consecuente de la `caida`` universal.
    -
    Aqui los judios han velado un poco el aspecto sexual que sen#alas en el articulo, pero otras culturas mantienen el ingrediente sexual en el mito.
    -
    Es tan fascinante ese corto relato que se reduce a unos cuantos personajes: Dios, Adan, Eva, La Serpiente y el ambiente es tambien simplificado. Del Paraiso a la Realidad.
    -
    Es tan fuerte el texto que la gente bien puede omitir el resto y sin embargo no perderia el hilo de la teologia alli propuesta.
    -
    Lo que yo no puedo saber es si el autor punctual del relato del Genesis tenia en mente la ocurrencia del `Complejo de Edipo`` o si inconsientemente estaba narrandolo. Es dificil saberlo porque el texto no es original de los judios..sino ya estab presente en otros pueblos sino estoy mal el relato nace en los sumerios que son los que tienen fama de ser los primeros Civilizados.
    -
    Pero si sostengo que en su momento el texto surgio bajo una tremenda y compleja operacion de raciocinio.
    Teniendo en cuenta que en aquellos dias quienes sabian escribir relatos serian mas bien menos del 1% de la poblacion..y ese grupillo correspondia a los gobernantes o major a los ricos y poderosos.
    -
    El texto claramente tiene la intension de dominar a la audiencia.
    -

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que fue Moisés quien escribió los primeros libros del Viejo Testamento.

      Eliminar
  4. Cierto, eso es lo que dice la tradicion e inclso parece que hay pasajes en los libros que sugieren la autoria de Moises.
    -
    Pero la verdad no podemos confiar en lo que dice el texto....dos versiculos mas adelante y ya se contradice todo...Moises narra su propia muerte y entierro.
    -
    Segun parece los autores de los libros sagrados de los judios siempre permanecen anonimos y atribuyen el texto a alguien mas conocido.
    -
    Sin embargo la joya del texto es ese pasaje que haz analizado.....maravillosamente es un relato que es exitoso....esta calado en el espiritu de la humanidad.
    -
    Quizas la sencillez del relato sea lo que vende o atrae.
    -
    Eso si los antiguos tenian una profunda fascinacion con la sexualidad unos eran muy liberales otros mas bien muy recatados.
    -
    Asi es la sexualidad hoy en dia tambien es mal entendida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, también es cierto que los primeros cristianos alteraron los textos originales según su conveniencia, es más, eligieron sólo algunos, no todos.

      Eliminar