miércoles, mayo 13, 2015



El síntoma más temprano de incompetencia poética es la cursilería, creo que los grandes poetas en sus comienzos se delataban por no expresar este gen, lo que me lleva a creer que quien no ha nacido poeta jamás lo será. Que me perdonen las quinceañeras que tanto gustan de exponer páginas de sus diarios íntimos. El concepto de cursilería explícito es una de las varas más precisas para descartar la impostura sentimental.


0 comentarios:

Publicar un comentario