miércoles, julio 21, 2010



En varias oportunidades he mencionado la inconsciencia del artista al actuar. Este rasgo lo diferencia del común de los hombres, algo lo CONDUCE por el camino de su arte y de su vida -donde no existe una línea demarcatoria clara entre ambas-, pero cuando esto que lo CONDUCE se detiene, queda paralizado sin saber qué hacer.

Categories: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario