viernes, julio 03, 2009



Todos los trastornos del comportamiento que no sean de origen orgánico tienen una única fuente: el Miedo. Todos los trastornos del comportamiento consisten en alguna forma de inhibición, en una forma de tratar con lo que se teme. Se puede temer a un peligro real o a un peligro imaginado, cuando el temor se sale de cauce es cuando se vuelve potencialmente peligroso. El miedo justo es necesario para la vida pues nos conduce a adoptar las precausiones necesarias para enfrentar los problemas que se nos pueden presentar. No existiría previsión sin temor, es más, a veces es necesario incentivar el miedo para forzar a una persona a que haga algo por resolver sus problemas. Pero cuando el temor es imaginario, cuando se anticipan peligros potenciales en forma incontrolada se termina en la parálisis existencial, en la depresión, en las crisis de pánico, etc.


1 comentario:

  1. Anónimo12:14 a.m.

    Es clave estudiar el miedo, es un sistema de defensa muy antiguo, que hoy en día causa mas problemas que los que previene.

    ResponderEliminar