lunes, diciembre 29, 2008



¿Qué es lo espiritual? En una primera instancia se relaciona lo espiritual con lo religioso, por lo que podría pensarse que la dimensión espiritual no se encontraría en quienes no participaran de religión alguna, cosa que no es cierto. Generalmente evito hablar de lo espiritual para que no me asocien con las personas que dicen ser espiritualistas, porque no tiene mucho sentido catalogarse así, y si lo hacen es porque no conocen qué cosa sea la dimensión espiritual del hombre. Como ven he dado un giro al planteo, ahora me encuentro hablando de la dimensión espiritual, este giro tiene el propósito de orientar la investigación por carriles más precisos.

Al hablar de dimensión espiritual estoy diciendo que la espiritualidad pasa fundamentalmente por una dimensión particular de la experiencia humana, no necesariamente por el lado religioso. El arte se asocia a lo espiritual, pero puede existir arte producido por ateos.

Veamos con qué cosas se asocia lo espiritual, para así poder cartografiar mejor la dimensión espiritual en el hombre. En primer plano aparecen las religiones, pero ya dije que los ateos pueden estar asociados con cosas consideradas espirituales sin llegar a ser ellos mismos religiosos. Ya mencioné el arte, la filosofía, en las grandes producciones humanas, en los máximos logros se encuentra lo espiritual. Por ejemplo, una gran obra arquitectónica es algo material, pero la idea que se encuentra representada en la obra es lo que nos informa de que nos encontramos frente a una obra del espíritu. La CULTURA es la dimensión predominantemente espiritual por todos reconocidos. En la cultura de los pueblos es donde encontramos su identidad, sus valores, su razón de ser, etc.

Sigamos profundizando en esta investigación y nos encontramos con la conciencia, aspecto de la experiencia tan difícil de abordar por la ciencia. El motivo de esta dificultad es que la CUALIDAD escapa a la consideración científica, al menos por ahora.

La conciencia fascina a los investigadores, sin conciencia no podría hablarse de vida en el sentido humano. Pero existe otro elemento que maravilla, la MEMORIA. Podemos recordar el pasado, podemos representarnos las cosas, porque la conciencia puede ser de lo que nos rodea en este momento, de lo que estemos haciendo, pero también de representaciones que podemos crear acerca de cualquier cosa. Podemos recordar nuestro pasado y podemos en nuestro espacio mental crear representaciones de todo tipo, imaginarnos caballos con alas, unicornios, dragones, ejercitar acciones futuras en el espacio mental, como cuando pensamos una movida en el ajedrez. Podemos crear una melodía o resolver un problema matemático. ¡Qué maravilla nuestra memoria y nuestra conciencia! Y claro, nuestra mente como espacio virtual donde pensar, imaginar, crear, recordar, etc.

Memoria y cultura están estrechamente relacionadas, la cultura es la memoria de los pueblos, lo que les permite crear su identidad, de la misma manera que la memoria individual nos permite crear la nuestra.

Los animales inferiores viven en su entorno, se adaptan a éste, el hombre puede adaptar el entorno a él. El mundo humano no es como el mundo de los animales inferiores que no poseen historia, que viven el momento y que no pueden salir de éste. Los animales superiores tienen memoria y se encuentran algo por encima de su medio, pues las relaciones sociales les otorgan un pequeño plus de sentido, por ejemplo en los monos, en los delfines, etc. Pero este plus no alcanza el nivel que alcanza en el hombre.

El hombre tiene historia, se encuentra en un momento histórico, momento enmarcado en un proceso histórico de miles de años. Esa dimensión de sentido le otorga un plus al hombre que no se da en los animales, al menos no en los conocidos. El hombre no vive sólo en la cotidianidad material, materialidad pobre con relación al lugar que ocupa el hombre en la red de relaciones sociales en que se encuentra, red enmarcada en un  proceso histórico muy amplio. Esa dimensión de sentido es completamente espiritual, porque es sostenida por los hombres a través de relatos, narraciones, museos, libros, obras de arte, esculturas, arquitectura, etc.

La dimensión espiritual es esa, es la dimensión histórica, es nuestra participación en la cultura de la humanidad. Es el darnos un sentido al ubicarnos en la historia del hombre. Porque cuando hablamos de sentido, hablamos de la identidad que nos creamos y del lugar que ocupamos en la trama social. Claro, se puede sólo habitar un lugar o ser un actor social que contribuya al desarrollo del proceso histórico.

Hegel entendió la historia como el desenvolvimiento de la autoconciencia del espíritu. Su obra “La fenomenología del espíritu” es un claro ejemplo. Así como los pueblos desarrollan un espíritu colectivo cada persona desarrolla el suyo, su identidad personal.

Si observan a las personas, éstas no se mueven tanto por las determinaciones inmediatas, salvo que se sea tan pobre que el procurarse alimento y la satisfacción de las necesidades más básicas sea lo predominante. Cuando una persona ha alcanzado un grado de inserción social que le asegura lo mínimo, el resto de sus acciones estarán determinadas por cosas más elevadas, entendiendo lo elevado como cuestiones de sentido que se enmarcan en el proceso histórico, y mientras más amplias sean esas determinaciones más elevadas se considerarán. Ejemplo, si alguien está haciendo algo para que una escuelita funcione el valor de esos actos será menor al que esté trabajando para que el sistema educativo total del país mejore. Y claro, si alguien está trabajando para que a nivel mundial la educación llegue e todo el mundo sus actos serán aún más elevados.

Lo elevado de la dimensión espiritual está dado por los alcances históricos de los actos del hombre. Una canción popular que entretiene por unos meses es una creación del espíritu, pero es claro que un tema que se convierte en clásico será considerada una obra más elevada.

Pero ya que hablé de obras, veamos algo más. Es claro que una obra tiene algún tipo de materialidad, estará hecha con materiales, con símbolos, etc. Pero lo importante no pasa por ese sostén material sino por la idea que vehiculizan esos materiales. Las ideas son de las cosas que más se asocian con lo espiritual.

Veamos otro elemento interesante, se asocia lo espiritual con la elevación de la persona, pero no se tiene claro el sentido de esa elevación. ¿Cómo se eleva la persona? Se piensa en las ideas elevadas que maneja y que le dan sostén a su existencia, pero ¿qué ideas? Los religiosos la tienen fácil porque basta con la asociación con la idea de dios y con las ideas de cielo, etc. Pero lo elevado no se define así. Muchos de esos religiosos que se creen elevados apenas manejan unas poquitas ideas que abrazan con todas sus fuerzas para nublar la idea de su falta real de sentido.

Para entender lo elevado hay que entender el “gusto”, y el “refinamiento”. El verdadero refinamiento, no el aparentado. Las personas actúan en el mundo según sus preferencias, preferencias que se irán llenando de historia. Una persona comienza a tomar vino, toma un vino y luego otro, y se da cuenta que uno le gusta más que el otro. Sigue probando distintos vinos y a lo largo del tiempo su gusto se va refinando y descubre que ciertos vinos les gustan más. Claro, estos vinos son mejores, está mejor hechos con mejores materias primas, mejor fermentación, etc.

Este proceso se da en todas las áreas de disfrute. Y las personas refinadas son las que van desarrollando un gusto cada vez más preciso y selectivo. Esta es la dimensión espiritual de la existencia, donde lo que en un primer momento fue satisfacción de las necesidades orgánicas más básicas de la vida pasó ahora a convertirse en un disfrute completamente premeditado y de mayor sutileza y complejidad. El gusto se ha desarrollado y se ha educado. El hombre ahora tiene historia, tiene gustos, tiene experiencias ricas e interesantes, se va llenando de elementos que lo vuelven interesantes y se convierte en una fuente de estímulos gratos para quienes lo rodean.

En síntesis, la dimensión espiritual de la existencia es esa dimensión de sentido, sentido proporcionado por determinaciones históricas universales y personales. Es lo que hace que la persona viva en la dimensión del sentido más que en la dimensión de la inmediatez material del aquí y ahora.

La dimensión espiritual está dada por la memoria y el tiempo. Borges decía que somos tiempo, y decir que somos tiempo es decir que nuestro ser cobra sentido por su historicidad. Y como se habrán dado cuenta, el sentido no es algo dado sólo por las religiones, sino que está dado también por el proceso histórico. El sentido es la dimensión que nos permite crearnos una identidad.


6 comentarios:

  1. ey
    paso a dejarte saludos de año nuevo, Espero que lo empieces con toda y dejandonos escritos que siguen estando uno mejor que el otro!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Erik!

    Te deseo también un feliz año y que tus proyectos se cumplan!!

    Suerte, amigo!!

    ResponderEliminar
  3. Vaya, esta lectura ha sido una de las mas complejas qeu he leido aqui. Creo yo que todos los temas se complementan, aunque cada tema no depende del otro para ser leido, sino mas bien cada uno es independiente.

    Aunque ayuda un poco haber leido otros articulos para entender el que se tenga en pantalla.

    Este 2012 hice algo absurdo y extranio en mi: Me dedique de lleno a la religion. Por eso me intereso este articulo.

    Pero desde el inicio se advierte de que hay una intension: Religion y Espiritualidad no son la misma cosa.

    Paso a relatar mi experiencia: A mi la religion me ha defraudado.

    Primero me hice Catolico, luego me hice esceptico y luego termine siendo un ateo... (aunque no tenia un ateismo sincero), luego me hice protestante ... para no hacer el relato largo fui probando aqui y alla ideas e historias sobre lo espiritual. Teniendo ciclos entre ateo y cristiano.

    En cierta forma la idea de espiritu del religioso viene a ser la de entrar en contacto con lo desconocido.

    Se repite en el cristianismo (que es el que en verdad me rodea) una oposicion entre lo material y lo espiritual.

    Pero el cristianismo me atrevo a decir no esta para desarrollar MI PROPIA espiritualidad.... como por ejemplo si lo hace el budismo.

    El budista (creo yo) se vuelca hacia si mismo, se observa el budista como un todo externo y como un todo unico.... en esto parece que el budismo SI desarrolla el espiritu y el cristianismo no... bueno salvo los cristianos misticos que encuentran la entrada a un plano no material.....raptos del espiritu....como santa teresa de jesus que entraa en un estado comtemplativo del ser y el universo y luego hacia unas bonitas coplas.

    Ahora bien lo maravilloso del articulo es que me dice que lo espiritual esta aqui mismo y que no es opuesta a la existencia cotidiana que tenemos.

    Lo espiritual no es externo a nosotros parace decirme el articulo. Sino que somos lo espiritual (la cuestion es el grado de desarrollo en cada individualidad -persona o cultura-)

    Me ha gustado un poco el concepto de "refinacion" aunque de momento me salto a la cabeza la idea de "especializacion".

    O sea entre mas especializado soy, por ejemplo, en vinos mas refinado soy..y por tanto mas espiritual.

    Vaya uno a saber si estoy o no equivocado.

    He de volver al articulo ya que siempre puedo encontrar aquello que me sirve para mis propias busquedas.

    Confieso que no se me habia ocurrido pensar de esa manera y estoy pensando en como someto todo ello en el proceso que estoy haciendo yo mismo con mi manera de abordar el tema

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. y sí, en esencia lo espiritual es la memoria de nosotros mismos y eso que construimos como Yo, son las historias que inventamos acerca de nosotros y el mundo

    claro, los religiosos creen que existe un plano opuesto al material, algo sutil, pero no, sólo existe lo que tenemos y a partir de esto se crean las historias, hasta del otro mundo, porque en definitiva el cielo se construye con pedazos de éste, pero sólo con los pedazos bonitos y buenos

    ResponderEliminar
  5. Puede ser una sutileza de lenguaje, pensamos que el Religioso utilizo la palabra espiritual para crear un mundo cercano a lo literario ... un mundo de imaginacion al cual le es negado al mortal entrar o incluso se le niega siquiera comprenderlo.

    Y en el dominio humanistico, la palabra espiritual ya no viene a ser el sentido del El Religioso, sino que lo espiritual se liga al ser humano como tal: Su vida, sus acciones, sus recuerdos, su comportamiento social, etc.

    El Religioso muestra una dicotomia: Material vs Espiritual

    mientras en el humanismo espiritual es un TODO.

    El punto es delicado porque por ejemplo surge la idea de qeu el religioso CREE en su sistema de valores.

    Y alli a lo largo de este anio siempre me surgen diferentes palabras que complican las cosas, El Creer, significa aceptar sin razonar, lo que otros han impuesto.

    Nunca el religioso admite discusion, y si se discute se puede argumentar y argumentar dias enteros sin avanzar mucho.

    A decir verdad yo poco o nada he experimentado sucesos paranormales o supranaturales o como se llamen. A mi me gusta la idea de descubrir lo que perciben mis sentidos o aquello que la razon da como correcto.

    Por eso creo que el articulo acierta en ligar toda espiritualidad al ser humano como tal

    ResponderEliminar
  6. Al comienzo del artículo hice la distinción entre lo espiritual en la religión y lo espiritual fuera de la religión, también aclaré que me referiría a lo espiritual fuera de la religión.

    Para entender a las distintas religiones hay que examinar su evolución y no quedarse con las sofisticaciones actuales destinadas a la opulencia dialéctica. Las religiones primitivas eran muy simples, aún tenemos ejemplos de ello en algunos lugares. Tendían al animismo, a considerar cada fenómeno de la naturaleza como provocado por alguna entidad. Una vez que le atribuían la responsabilidad a alguna entidad la forma de controlar el fenómeno era muy sencilla: tratar de controlar a la entidad que lo controla. Se hacía a través de ofrendas, sacrificios, rituales, etc. Luego construyeron un espacio virtual para más allá de la vida donde vivirían felices para siempre al morir o irían al infierno. Esa es la esencia de todas las religiones. Las actuales solo han refinado la dialéctica explicativa, han desarrollado sutilezas argumentales que seducen a los menos inteligentes, pero nada más.

    Pero en síntesis las religiones se inventan un mundo paralelo al actual, un mundo donde no hay dolor y todo es perfecto y bueno.

    Difícil creer en esas cosas.

    ResponderEliminar