jueves, enero 10, 2013



La razón y la ciencia como una de las expresiones más puras de ésta se proponen expulsar el “azar” de la vida, controlarlo todo. Las técnicas de autoayuda siguen el mismo plan: expulsar el elemento azar o suerte y depender pura y exclusivamente de la razón como cuando se juega una partida de ajedrez. Pero cuando se excluye el azar de la vida se pierde la sorpresa que es lo que nos mantiene vivos e interesados en ésta. Los momentos más importantes y recordados de nuestra vida son aquellos donde las cosas simplemente ocurrieron. Cuando hacemos el amor nos dejamos llevar y los momentos más excitantes son aquellos donde algo ocurre sin nuestro control, además, estos son los momentos que recordamos y que esperamos volver a repetir, pero la gente no puede entender que nunca podremos bañarnos dos veces en el mismo río.


0 comentarios:

Publicar un comentario