sábado, julio 21, 2012



El poder jamás puede estar concentrado en unas pocas personas porque la naturaleza de las personas es peligrosa. Cuando un partido político alcanza una mayoría parlamentaria que le permite gobernar sin tener en cuenta a la oposición, siempre termina en excesos que llevan al país a la crisis. El poder debe estar repartido.


0 comentarios:

Publicar un comentario