lunes, marzo 05, 2012



Nos desarrollamos ante la mirada del Otro. La búsqueda de reconocimiento es una de las fuerzas impulsoras más poderosas de la naturaleza humana. Sin reconocimiento la persona se enferma y puede morirse en vida. La débil luz del ser humano necesita del reconocimiento del Otro para no apagarse.


0 comentarios:

Publicar un comentario