sábado, febrero 20, 2010



La destreza para mentir constituye una ventaja adaptativa en la especie humana -también lo es en otras-. Sin esta destreza bien desarrollada los más débiles jamás podrían sobrevivir entre los más fuertes y, posiblemente los más fuertes dejarían de serlo si no acudieran también a este arte para mantenerse en el poder.

Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario