domingo, marzo 29, 2009



Existen muchas corrientes dentro de la ciencia de la psicología, y dentro de esas corrientes existen distintos paradigmas. Uno de los paradigmas empleados por algunas de estas corrientes es el que se conoce como Teoría de la Bellota. Como todos ustedes saben el árbol de la bellota se encuentra completamente en la bellota que le dio origen. No puede existir nada en ese árbol que no se encontrara antes en la bellota. El medio podrá limitar algunos aspectos del árbol y estimular otros -agua, fertilidad de la tierra, dureza, clima, parásitos, etc.-, pero no podrá emerger algo que no se encuentre en la bellota.

Las corrientes psicológicas que se mueven dentro de este paradigma parten de un principio metodológico, el árbol contiene todo lo que necesita para ser lo que está llamado a ser, no hay forma de agregarle nada, no se lo puede convertir en otra cosa que un árbol de bellotas, por lo que ante obstáculos que hayan evitado que algunas de las potencialidades del árbol-persona no alcanzaran todo su desarrollo, la técnica terapéutica pasaría por facilitar el desarrollo de estas tendencias. Pero no existe manera de agregarle al árbol algo que ya no se encuentre en él. Además, el árbol posee una inteligencia mucho más sabia que la que nosotros podamos tener, el árbol sabe cómo formar sus tejidos, repararlos, etc. Por lo que siempre que se pueda es conveniente estimular la inteligencia o capacidad sanadora del árbol antes que interferir exteriormente sobre él. Aunque claro, a veces no queda otra opción que interferir para ayudar.

Pero esa inteligencia inconsciente del árbol es la más importante, porque intervenciones que se opongan a ella terminarán por dañarla al punto de volverla inservible.

Uno de los psicólogos más creativos que defendió este paradigma fue Carl Rogers. Un psicólogo que cuando niño viviendo en la granja de sus padres descubrió algo, en el sótano de la casa de la granja de sus padres se guardaba papas para semilla dejándolas germinar. Los brotes de estas papas siempre se dirigían hacia la luz que entraba por una ventana, algunos brotes no podían llegar a la luz y quedaban débiles, raquíticos, y podían terminar por secarse. Pero lo importante era darse cuenta que la inteligencia contenida en la papa les indicaba la dirección correcta hacia donde ir. Rogers como psicólogo desarrolló una técnica conocida como terapia "Centrada en el Cliente", donde se sostenía que el cliente -no le gustaba la palabra paciente-, sabía intuitivamente qué hacer y hacia dónde dirigirse para desarrollar sus máximas potencialidades, pero que algo había interferido con el desarrollo de esa inteligencia interior y que por ese motivo estaba fallando. Es posible quebrar esa inteligencia interior al punto que quede completamente atrofiada, pero creando las condiciones adecuadas esa inteligencia puede nuevamente comenzar a regir el proceso de desarrollo detenido en algún momento de la vida de esa persona.

En síntesis, en esta técnica no hay que enseñarle nada al cliente, porque hacerlo sería fortalecer lo que se opone a la sabiduría interior. Los consejos y enseñanzas por buenos que sean pueden sobreponerse a la sabiduría interior, y nuevamente se la debilitaría. El cliente debe entrar en contacto con su sabiduría interior y permitirle que guíe el "proceso de convertirse en persona" -título de otro de sus grandes libros. La sobreeducación tiene el terrible efecto de matar la sabiduría interior. El intelecto es un mal guía cuando la sabiduría interior está debilitada. Esa sabiduría interior que muchas veces vemos en los niños y en las personas de talento se manifiesta como "intuición", que no es otra cosa que la emergencia de ese saber en nuestra conciencia o en nuestros actos de alguna manera. El hombre sabio es aquel donde esta inteligencia ha alcanzado el máximo desarrollo por lo que casi todo su actuar es inconsciente, porque es expresión de esa sabiduría interior, no de la razón especulativa o de la filosofía de filósofos completamente desnaturalizados que están completamente desadaptados, fruto de que su sabiduría interior está completamente muerta por culpa de tanta especulación vacía. Simples comentadores de textos que en lugar de confiar en su saber interior lo buscan en textos, convirtiéndose así en simples comentadores de textos, pero con opiniones lógicas y razonables, pero completamente desnaturalizadas y artificiales. Personas con nula intuición.

Nuestras culturas sobrepobladas, sobreeducadas, sobreestimuladas, ahogan, asfixian la sabiduría interior. Es más, hasta se enseña a dudar de ella y a confiar más en la razón. Educar en la duda filosófica es educar en la desconfianza de la sabiduría interior.


13 comentarios:

  1. Anónimo10:36 a.m.

    No sabía de la existencia de esa corriente en la psicología. Muy buen artículo Deth. Que bueno que existan terapias de este estilo basadas en la disciplina interior como motor de crecimiento. Aunque es dificl ir en contra de lo artificial en la cultura. Casi todo parece billete falso.

    Me gustó esta parte:

    "el árbol contiene todo lo que necesita para ser lo que está llamado a ser"

    Es como la flor, que florece sin esfuerzo con pasividad, porque contiene todo lo que necesita para ser lo que ha llamado a ser.

    Un abrazo.

    Fado.

    ResponderEliminar
  2. Así es, Fado. Es puro taoísmo. Los problemas se presentan cuando queremos ser otra cosa de lo que somos.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Me parece que esta interesante teoría llevada a la práctica psicológica encierra pequeños pero importantes errores conceptuales en el desarrollo del método para cumplir su objetivo.

    Si entiendo bien, la sabiduría interior es la predisposición o conformación latente del individuo en desarrollo. Rogers pasa por alto que la sabiduría interior de un individuo no siempre apunta hacia su bienestar, ya que como podemos observar en la naturaleza existen bellotos con dificultades de absorción de nutrientes o debilidad ante plagas.

    Esta bellísima teoría llevada a la práctica con el objetivo de mejorar a un cliente me parece paradójica debido a que solo funcionaria con las personas con una sabiduría interior sana.

    Con respecto al ultimo párrafo me gustaría agregar que debido a la motivación de mejorar al enfermo y adaptar al desadaptado ocurre esta loca sobrepoblación, es decir, debido a que el bosque es tan grande cuesta encontrar buenos o los mejores frutos, aunque esto es harina de otro costal.

    ResponderEliminar
  4. La corriente terapéutica desarrollada por Rogers ha tenido resultados muy buenos, claro, hoy existe una ingeniería de la modificación del comportamiento muy precisa y quirúrgica, por lo que su práctica se ha abandonado un poco.

    Dices que la persona enferma no posee un núcleo de salud suficiente para reponerse y encontrar el camino de salida. Esa es la concepción de los terapeutas como los psicoanalistas que no creen en sus pacientes, la innovación técnica de Rogers es la de creer en el paciente, y creer que en un ambiente facilitador podrá desarrollar todas sus potencialidades. Si un árbol de bellota se está desarrollando en un ambiente muy hostil, posiblemente no logre salir adelante, pero si se mejora ese ambiente hasta el nivel de las fuerzas reales del árbol, éste puede reponerse y salir adelante. Además, las fuerzas autocurativas de las personas son muy superiores a lo que se cree.

    ResponderEliminar
  5. Me faltó responderte algo. A veces la bellota nace con alguna falta congénita, falta que la predispone a morir o a no alcanzar un buen desarrollo. En ese caso la psicoterapia nada puede hacer, porque la psicoterapia actúa donde el crecimiento emocional se detuvo, pero no puede agregar lo que no hay. La sabiduría interior de ese árbol de bellota no puede enfrentar los problemas de crecimiento y posiblemente muera como tantos árboles de bellotas han muerto antes de llegar a su pleno desarrollo. Para estos casos se encuentra la psiquiatría y la neurología para tratar de reparar o corregir lo que esté mal en el cerebro de esas personas. Una esquizofrenia o psicosis graves difícilmente responden a la psicoterapia. Es más, una de las grandes frustraciones de Rogers se produjeron en Wisconsin en un hospital psiquiátrico donde pretendió aplicar su técnica en pacientes con graves psicosis sin obtener los resultados esperados.

    Hay que delimitar bien el campo de la psicoterapia, pues está compuesto por personas cuyo desarrollo emocional fue obstruido por fuertes traumas pero donde las personas se encuentran relativamente sanas orgánicamente. Cuando el organismo dejó de responder, cuando la sabiduría interior dejó de operar o nunca lo hizo, la psicoterapia nada puede hacer.

    ResponderEliminar
  6. Olvidas tomar en cuenta la biodiversidad dentro de cada especie o el factor genético en el trastorno psicológico.

    Supongo que un trastorno psicológico puede estar en una persona por motivos genéticos o ambientales (experiencia traumática). Tengo entendido que distintas patologías psicológicas se deben a problemas endocrinos que tienen que ver con la química del cerebro, a eso me refiero con que existen árboles con debilidades genéticas que impiden un desarrollo utópico. En sentido estricto ningún ser vivo cuenta con esa “sabiduría interior” ya que todos diferimos en nuestra conformación estructural y codificada. De esta manera me parece que esta corriente terapéutica solo seria útil para tratar la segunda de las causas (la ambiental).

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Así es, las psicoterapias actúan sobre las causas ambientales, traumas de distinta índole. El mal funcionamiento orgánico debe ser tratado médicamente. De cualquier manera un organismo vivo a pesar de presentar algún problema biológico, existe una tendencia a la curación, a lograr algún tipo de equilibrio. Por ejemplo, una persona sufre un daño cerebral a causa de un golpe y el cerebro se repone de alguna manera, otras partes del cerebro pueden hacerse cargo de las tareas correspondientes a la zona dañada, además, hoy se sabe que las neuronas se regeneran y que además, se encuentran células madre en el cerebro que pueden reparar y sustituir zonas dañadas. Claro, todo esto dentro de ciertos límites, y esos son los limites de la sabiduría interior.

    La sabiduría interior -a pesar de que somos distintos, aunque no demasiado- es la encargada de reparar tejidos dañados, compensar mal funcionamiento de órganos, etc. Claro, a veces se equivoca, como en las enfermedades autoimunes.

    Pero hay que tener en cuenta que muchos de los errores de esa sabiduría interior se producen cuando existen graves trastornos emocionales. Claro, muchas veces se potencian los problemas en forma cruzada y no se sabe qué fue primero, si el huevo o la gallina. Una úlcera puede comenzar a causa de problemas emocionales, pero luego la úlcera potencia los trastornos emocionales.

    Imagina una partida de ajedrez, si sabes jugar sabes las terribles tensiones emocionales que se desencadenan y como las emociones pueden hacernos cometer errores. Pero también sabrás cómo cuando se logran controlar esas emociones y encauzarlas es posible permitir que las ideas para actuar nos lleguen según lo que necesitamos.

    Las psicoterapias actúan ahí, cuando las emociones estallan de alguna manera porque las presiones son muchas y la persona se ciega para orientarse en el mundo. Pero dispone de los elementos que pueden llevarla a buen puerto. Esas emociones que tanto pueden molestar contienen también la energía necesaria para resolver los problemas.

    La vida no siempre es fácil, y ganar un poco de confianza hace que funcionemos mejor, y si funcionamos mejor ganamos más confianza. Y así, con el efecto de bola de nieve que pudo llevar a una persona al precipicio cuando no podía resolver los problemas, el mismo efecto de bola de nieve puede sacar a la persona del embrollo en que se encuentra y hacerle ganar confianza, la confianza necesaria para que su sabiduría interior pueda guiarla.

    ResponderEliminar
  8. Si te asustas la sabiduría interior se bloquea. El miedo se encuentra tras todos estos problemas. Me atrevería a decir que las psicoterapias deben tratar el miedo, esa es su función básica. Una persona con trastornos psicológicos es una persona asustada.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo.

    Hasta la próxima, un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hasta la próxima y gracias por participar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Eduardo Coli1:13 a.m.

    No canta
    ni habla
    ni perfuma
    ni escucha
    ni piensa
    ni razona

    La existencia
    firme

    Sin la vida
    la muerte
    sin el sagrado intercambio
    el libre movimiento
    el imprescindible dialogo
    la sustancial participación

    De la mente y la madera

    Determinada en la culata del fúsil
    en la actitud del soldado
    del niño y del hombre
    inocente
    inconsciente
    útil victima
    de una inexplicada
    inteligencia

    forma
    indolora
    de los silencios
    al servicio
    de los silenciadores
    de una verdadera
    obediente
    obediente existencia

    inconmovible
    impuesta
    establecida
    por la fuerza y la violencia.

    La manifestación de la vida, se da, si o si, por medio de los cuerpos, las formas productivas de los árboles, sean esto bellotas, cipreses, eucaliptos, etc., Tanto como esto es así, la manifestación social, cultural, mental, que nos rige, domina, se da y establece en su productividad, a través de las formas mentales, que necesita la acción mental , social, cultural, para manifestarse, difundirse en su realidad , en su mundo, como tal, através de sus formas , agentes productivos, arcos y flechas, tanto como el propio hacha, que asume los árboles como madera, al ser alcanzados por la acción mental, la inteligencia y el pensamiento de nuestra civilización, de nuestro sistema social- cultural domínate. Como la madera de los árboles que se convierten, he invierten en contra de los propios árboles, como hombres de bien, obedientes y productivos, sin ninguna crisis de identidad, como seres vivos, muy bien desvinculados, sin traumas, de su medio originario, convertidos en carpinteros, ingenieros, abogados , filósofos, soldados etc., en objetos-sujetos, formas útiles y practicas, que se invierten, sirven, y son empleados y retribuidos, recompensado, con cierta significación, por su productividad, por la mente que actúa através de tales formas, en contra de los seres vivos, su mundo y medio de vida.


    Quienes sufre alteraciones de su conducta, de su identidad, como signos de inadaptabilidad, la madera no del todo seca, que se retuerce y sufre la forma productiva significativa que se le impone, desde el orden, la fuerza y la acción social, de la acción en la formación educativa, que forma, productivamente para que sirvan al orden que los mutila y castra, como agentes, operarios del mismo. Una silla que brota a que memoria a que estímulos esta obedeciendo.

    Creo sinceramente que usar la metáfora de la bellotas sin profundizar en la complejidad de los proceso, (purificante) que sufre todo individuo, para se reconocido, captado, no por su vida, (la vida no vale nada) si no por su forma productiva, adaptativa, al servicio significativo del medio y el dominio social cultural, que lo a sesionado y desvinculado de la vida, lo viviente, para que tenga un comportamiento ideal, humano, dócil y obediente, sano y juicioso, creo que es demasiado ingenuo.

    ResponderEliminar
  12. Buena! Me gusta mucho el abordaje, cada ser humano tiene en sí mismo lo necesario para ser lo que es. Lo que se llama "teoría paradójica del cambio" afirma que el mayor cambio es transformarse en uno mismo. Y en una sociedad que nos invita a seguir modelos, a parecernos a alguien más, esto es un gran desafío.
    Las personas desean ser quienes no son,de imitar a alguien más, que nos proponga la tele.
    Y una bellota será una bellota, y no otra cosa. Y ahí está su grandeza, siendo bellota.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gustavo. Hoy cuando hablamos y te daba la dirección del blog casi te menciono este artículo sobre la teoría de la bellota, porque es fácil de encontrar en google. Así es, la bellota sólo ouede convertirse en árbol de bellotas y nada más, el problema con muchas personas es que nunca pueden ser lo que en verdad son, porque persiguen cosas que no están en su naturaleza. Fue la gran enseñanza de Perls: una rosa es una rosa es una rosa.

      Saludos.

      Eliminar