viernes, mayo 03, 2013



Los regímenes autoritarios son muy básicos y viscerales, por lo que emplean la misma estrategia para justificar la anulación de las libertades individuales: la existencia de un supuesto ENEMIGO externo. 1984 ilustra a la perfección este proceso que se emplea desde la época de las cavernas.


0 comentarios:

Publicar un comentario