miércoles, septiembre 19, 2012



¿Se han perdido los valores? Las pocas personas idealistas que quedan son algo ingenuas. ¿La pérdida de la inocencia, la desilusión, conducirán a la pérdida de valores? Creo que el famoso dilema del prisionero se encuentra tras este proceso de desencanto paulatino. ¿Cómo mantener el idealismo cuando no se puede confiar en nadie? De esta manera poco a poco todos se van volviendo cínicos. Tener confianza en el prójimo se percibe como un signo de inmadurez, de falta de mundo.

El nihilismo no tiene por causa la muerte de Dios, como postulaba Nietzsche sino la pérdida de confianza en el hombre. En un pueblo primitivo con pocos habitantes es posible confiar en las personas pues en esencia se comportan según sus impulsos más básicos, pero en comunidades de millones de habitantes donde prácticamente nadie se conoce las personas terminan comportándose según un cálculo de beneficios. Las personas idealistas actúan en función de sus impulsos básicos que le presentan el “ideal” a seguir, en cambio, la persona calculadora ha logrado imponerse a sus impulsos y actuar en función de la máxima ganancia. Claro, a veces resulta conveniente actuar defendiendo una bandera, pero la defensa esconde una intencionalidad distinta, obtener algún beneficio personal y controlar a las personas. Siempre que se desee movilizar a la gente en una dirección se apela al clásico uso de banderas como el patriotismo, la defensa de los más débiles, etc. Pero la verdad es otra, pues estos grandes luchadores por los valores humanos se acuerdan de sus banderas cuando necesitan obtener algún beneficio personal, como ganar una elección presidencial, postularse para algún cargo, o cualquier otra meta que otorgue poder o dinero, o ambos. A mayor complejidad social menor idealismo, menor ingenuidad. Por todo esto el idealismo se encuentra mayormente en los más jóvenes, aquellos que aún no han sufrido el desgaste de la vida.


2 comentarios:

  1. Hola Deth, con el gusto de siempre de saludarte de vez en cuando a tus agudos análisis y temas que a veces tiene mucha cuerda que sacar, como por ejemplo este. Comparto algunas ideas y pensamientos al respecto.

    A mi juicio, cada ser humano ya nace con un determinado "SET" de valores que la vida personal, el entorno, la educación y otros elementos no menos importantes determinan un rol que los modula, exacerbándolos en algunos casos ó menguándolos en otros.

    Creo que hablar de adquisición de valores como consecuencia de experiencias de vida serían los menos casos, pero no los descarto, creo habemos personas que determinados sucesos traumáticos ó marcada huella emotiva provocan el surgimiento ó ponderación de algún valor que quizá sí estaba como parte de uno mismo pero no en la misma escala hasta antes de ese determinado evento.

    Creo que el poder, el medio social, sí juegan un rol preponderante en personas idealistas al grado de alentarlas a subir al podio ó al revés de sofocarlas y dejarlos como meros retratos olvidados en una esquina, depende cada caso.

    Fíjate que en alguna ocasión alguien me decía que en realidad no conoces a las personas incluso con las que vives ó convives a diario y que esto sería muy simple de demostrar, ya que si a cualquiera de ellos en quienes tu conozcas mi buen T... de repente aparece un tigre ó comienza un incendio fenomenal ó hay una revuelta social es hasta entonces que realmente vas a conocer su esencia y sabrás si realmente seguirás confiando ó no; recuerdo también una frase célebre que más ó menos decía así: "SI QUIERES CONOCER EL VERDADERO CARACTER DE UN HOMBRE DALE PODER Y VERAS DE QUE ESTA HECHO..."

    Cada vez más en este mundo globalizado las banderas y los himnos están siendo reemplazados por Marcas y Slogans, la Patria y el Nacionalismo por la Empresa y el Capitalismo. Y si a eso agregas que hay Sectas lavacerebros ya no digamos de mentes débiles sino incluso de señores profesionistas que siguen como borregos segados por dogmas de fe pues pero el asunto en el tema de perder los valores.

    Pasé un ratito a ver los posts de "Filosofía" ahora en este espacio de Facebook, pero es sorprendente la "profundidad de los temas y las preguntas" como "¿Existe la Tristeza?", ví tus imágenes y me causaron como siempre mucha risa al ver la "madreada" fina sin palabras.

    Coincido totalmente que las personas sanas y maduras, que realmente encuentran en uno mismo ese radar que te guía correctamente sin necesidad de una regla ó ún libro que te diga qué hacer. Está como esos que son excesivamente religiosos, de esos recalcitrantes de extrema derecha, que a mi en verdad me dan miedo porque me pregunto ¿cómo estarán por dentro y en su psique para tener tanta necesidad de religión?.

    Recibe un abrazo desde Monterrey.

    Carlos





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Carlos!! Qué alegría de verte luego de tanto tiempo!!

      Cómo siempre tus análisis son muy agudos y comparto totalmente con todo lo que decís, sólo acotaría que si nos equivocamos con alguien no será hacia lo bueno sino que actuará aún peor de lo que esperábamos.

      Es cierto que nacemos con un SET de valores programados, lo vemos en el carácter de los animales, en el caso de las mascotas de razas se seleccionan a partir del carácter. Es cierto que el adiestramiento y la socialización pueden encauzar las tendencias, pero dentro de ciertos límites. Con las personas ocurre lo mismo, podés potenciar una tendencia pero sólo si ya está presente y podés inhibir alguna, pero en la niñez. Con los adultos no podés hacer nada, salvo obligarlos bajo el peso de alguna sanción a que se comporten de cierta manera, pero lo harán mientras se sientan observados.

      Con el paso del tiempo las idealizaciones se debilitan y no se las puede revivir. Sólo existe una dirección para éstas y es el debilitamiento. Una vez que te desencantas con algo no se puede dar el reencantamiento. Cuando el hechizo se rompe es para siempre. Cuando la confianza se pierde no se recupera.

      Con respecto a los fanáticos religiosos, ya conoces mi pensamiento: creo que algo les falla en el cerebro.

      Y aquí sintetizas toda mi enseñanza: “Coincido totalmente que las personas sanas y maduras, que realmente encuentran en uno mismo ese radar que te guía correctamente sin necesidad de una regla ó ún libro que te diga qué hacer.”

      Un fuerte abrazo desde Montevideo, amigo Carlos!!

      Eliminar