lunes, marzo 12, 2012



Los textos más logrados surgen de intensas emociones que los alimentan. Una emoción intensa puede convertir al tartamudo en el mejor de los oradores; al chico enamorado en la encarnación de Neruda.



0 comentarios:

Publicar un comentario