martes, septiembre 11, 2007



Es frecuente asociar al genio con la locura sin tener claro el motivo por el cual esta asociación se produce. Generalmente se sospecha que tras la locura existe una especie de genialidad, algo así como que ese loco tiene algo de genio y, si no hubiera enloquecido, podría haber llegado a realizar cosas asociadas con la genialidad. No, no es así, es al revés, el genio tiene un elemento en común con el loco, ese elemento es lo que le permite ser un genio, pero claro, además, posee el talento para aprovechar lo que en el loco lo lleva a la locura. Debo destacar algo, no todos los genios están asociados a la locura, ya que algunos son bastante tranquilos. Bueno, acabo de revelar parte de la respuesta.

El elemento que lleva al genio a realizar cosas geniales es la emoción intensa, una emocionalidad fuerte muchas veces conflictiva, que en ocasiones puede conducir al genio a la locura pues el yo de ese genio no puede manejar emociones tan intensas y se desintegra. En el loco ocurre lo mismo: intensas emociones que no puede manejar terminan por desintegrar su personalidad. Mencioné genios tranquilos, sin embargo, que sean tranquilos y equilibrados no implica que no estén movidos por emociones fuertes, por una gran pasión que los sostienen en una cierta dirección creativa. Sin una intensa emoción-pasión, nada grandioso podría realizarse. La medida de un hombre puede ser la intensidad de la pasión que lo mueve a hacer cosas. Claro, a veces esa intensa emoción, cuando es dolorosa, conduce a la persona hacia su interioridad, en ese caso puede revelarse a través del arte intimista. Se dice que el arte cura, y si lo hace, lo hace en la medida que permite canalizar esa intensa emoción dolorosa, y, durante la expresión de la misma liberarse de ella. A veces funciona, otras veces no. De cualquier manera, si alcanzan el rango de genios para nosotros, alguna obra habrán realizado para que así lo creamos. No hay genio sin obra. Así que para sintetizar, debería decir que las obras de los grandes genios fueron la expresión resultante de intensas emociones creativas. Una gran obra es la respuesta a un gran problema, hace poco leí a Schopenhauer donde decía que cada gran obra de arte constituye una respuesta al problema de la existencia, y sospecho que es así, que cada gran obra -aunque no sea artística- constituye una respuesta al problema de la existencia. Recuerdo que Borges asociaba la literatura al soñar, como si fuera una prolongación del soñar. Pienso que así como en el sueño -que constituye una forma de pensamiento muy primitivo de resolución de problemas- se trata de resolver las tensiones emocionales, muchas veces del día anterior -por este motivo siempre se encuentran los llamados restos diurnos- en las obras de arte ocurre lo mismo: se trata de resolver a través de un trance creativo similar al sueño, y en forma simbólica, las tensiones emocionales surgidas del vivir del artista, y, cuando este artista capta las tensiones de su medio logra representar las tensiones colectivas y su obra se convierte en un clásico. La emocionalidad del artista nace de una gran sensibilidad, mientras que la emocionalidad de los grandes emprendedores nace de una intención de dominar su medio, de adueñarse de él. El emprendedor es un conquistador y las emociones que lo dominan son de un tipo distinto a las del artista, pues éstas nacen de una gran sensibilidad a su medio, de aquí que es más frecuente encontrar distintas formas de locura en los artistas, mientras que en los grandes emprendedores no es tan frecuente pues poseen un yo más fuerte. Claro, no siempre el arte nace del dolor, también puede nacer de la vitalidad. En realidad cualquier emoción puede canalizarse a través del arte, el amor ha sido siempre uno de los grandes motores en las creaciones artísticas, el sentimiento religioso también, hasta la guerra lo ha sido por milenios en pueblos con tradición guerrera. Todo lo que emociona al hombre puede canalizarse a través del arte.


5 comentarios:

  1. Anónimo8:01 p.m.

    Siempre he pensado que lo que hace que algunas personas desarrollen mejores estregias para afontar la vida fueron las actitudes resilientes frente a una sociedad sistematicamente y estructuralmente hostíl. Si ésa habilidad se conjuga con alguna mente prodigiosa la genialidad salta a flor de piel.

    Claro que siempre lo he asociado con experiencias negativas, y criticas y debates sobre cómo abordar acciones para repelerlas.

    Si el abordaje es intuido con el resto se lo llama lúcido, si logra proponer una solución entonces es un referente, en cambio si ha logrado una absoluta conexión con el problema, lo ha sistematizado a comulgado con él y pudo bajar esa conexión al lenguaje común entonces es considerado un genio.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto lo que escribiste y como siempre concuerdo.

    A mi en estos casos siempre hay algo que me preocupa bastante, que es que la gente justifique al genio con la locura.

    Hay gente que tiene una genialidad total, una mente brillante, esto no quiere decir que tengan razon en lo que dicen, simplemente que tienen una vision diferente, drastica, y l a justificacion absoluta es adjuntarle el estado de locura al individiuo.
    no se, estoy seguro que me entendes, escucho tu opinion!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo: no siempre es posible asociar el genio con lo negativo del sistema; es cierto que de alguna manera el genio es el resolutor de problemas, pero también existen genios que desbordan creatividad y genialidad, y que nada de reactivos tienen con su medio, sino, que todo lo contrario, son aportadores de cosas nuevas.

    I Chan: sí, es así, por ese tipo de cosas es que me nació este artículo; muchos loquitos quieren darse aires de genio por su locura, y a muchos genios verdaderos se los quiere denigrar catalogándolos de locos. Es cierto que emociones muy fuertes asustan, porque existe siempre la tendencia de controlar a los demás, a ponerles barreras, y cuando las emociones son muy fuertes, las barreras no funcionan. Tenés el caso de Nietszche, donde muchos quieren desacreditar la obra porque terminó loco, y otros porque supuestamente fue empleada su filosofía por los nazis para construir el nazismo. Ni una ni otra, su obra es su obra y a nacido de una pasión muy fuerte, es cierto, pero si perdura y sigue iluminándo muchas mentes, es por algo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, está muy bueno este espacio... lo sigo mediante la comunidad de Arte, Locura y Melancolía.
    SALUDOS!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Alejandra!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar