domingo, febrero 10, 2013



Los mediocres tienen el tono vital bajo, escapan a las responsabilidades y al esfuerzo, jamás estarán a la altura de ninguna situación. No se puede confiar en estas personas porque para la sinceridad se requiere de un alto tono vital. La inmensa mayoría de las personas son débiles y ceden a la mínima tentación. De cualquiera manera, siempre podrán justificarse ante sí mismos, por lo que su autoconcepto se mantendrá alto. Cuando se los confronta por alguna mentira negarán con toda su energía que ellos puedan mentir. Pero podrán notar sin gran dificultad que su boca al hablar parece desconectada de su cuerpo.


0 comentarios:

Publicar un comentario