lunes, mayo 13, 2013



Me preguntan cómo podemos saber si se lleva una vida inauténtica y recomiendo leer las descripciones de Heidegger acerca de su distinción acerca de vivir en la autenticidad y en qué consiste vivir de manera inauténtica. Pero me insisten, ya conocen esa distinción, quieren escuchar la mía, sólo se me ocurre decir que la vida inauténtica es aquella donde el timón se encuentra fuera de nosotros, cuando sólo se reacciona ante lo que ocurre, cuando se imita, se sigue, etc. Y la vida auténtica es aquella donde el timón lo llevamos nosotros, las decisiones provienen de nosotros mismos y poseemos algún rumbo. El rumbo de los hombres que viven en la autenticidad lo trazan ellos mismos, mientras que los que viven sumergidos en la inautenticidad no tienen rumbo propio, por eso deben seguir a otros, que muchas veces tampoco tienen rumbo propio y que a su vez siguen a otros. Quien vive en la inautenticidad es uno del montón.


2 comentarios:

  1. Exacto, se entiendo el todo: El inautentico es el mismo "hombre mediocre" de un post anterior que reza que el mediocre no puede alcanzar el amor.

    Por eso el amor esta lejos del hombre mediocre.

    La vida misma es algo inalcanzable para el inautentico.

    Es como el mito de tantalo.

    El hombre mediocre o inautentico esta tantalizado.

    por eso el amor, el pensamiento y la vida misma es llevada de manera absurda a los ojos del maestro o hombre autentico.

    Pero...por que???

    por que la naturaleza se ensan#a con la mayoria ya que hombres autenticos son solo unos cuantos a travez de la historia.

    Porque se condena a millones a vivir en la mediocridad????

    Sera cierto esto del pecado de Adan y Eva???

    Porque el hombre autentico es una curiosidad y no la regla de la existencia???

    Existiran entonces universos inautenticos y universos autenticos????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque el hombre inauténtico no sabe tomar las riendas de su vida y es vivido y arrastrado por el grupo en el que está. Pocos, muy pocos logran levantar cabeza para orientarse y tomar las riendas de su vida. Y de esos pocos aún menos logran verdaderamente alcanzar a vivir en la autenticidad. Tal vez porque los grupos son peligrosos, podemos luchar contra ellos y vencerlos, pero si bajamos la guardia pueden volverse peligrosos.

      Si tenés un animal peligroso ante vos no vas a bajar la guardia jamás.

      Eliminar