martes, agosto 21, 2012



En el cine se está poniendo de moda el héroe ambiguo, el que puede realizar un acto criminal repulsivo y, más adelante, un acto admirable para volver, luego, a realizar otro criminal. La fórmula es tan evidente como estúpida: realizar aquello que no se espera que haga. La ambigüedad moral siempre constituyó una fórmula a la que el cine apeló, sin embargo, esta nueva moda se percibe como caricaturesca, es más, no sorprende, porque como toda fórmula, se descubre pronto, especialmente porque nadie pasa de un extremo al otro en un momento.


0 comentarios:

Publicar un comentario