miércoles, mayo 21, 2008



A veces se habla de crecimiento de la persona, de desarrollo, y se asocia con el aprendizaje. Por ejemplo, tenemos a Pedro que no sabía pintar, hace un curso de pintura y ahora sabe pintar, por lo que se tiene la sensación de que ahora es más que antes, porque ha adquirido nuevas destrezas, porque sabe más cosas. Esto, claro, lleva a las personas por el insaciable camino del aprendizaje.



Todas mentiras, el hombre no crece, actualiza lo que es en esencia. El hombre es él mismo tanto a los 3 años como a los 30. Sólo que a los 30 ha actualizado su potencial -claro, cuando lo ha hecho, ya que muchas personas se quedan congeladas a lo largo del tiempo en una etapa anterior-.

Sé que lo que estoy diciendo es de muy difícil comprensión, por lo que deberé servirme de varias imágenes para encerrar la idea que tato de expresar. Aunque claro, es posible que en el fondo todos sientan que a pesar de las experiencias y aprendizajes, en el fondo siguen siendo los mismos.

Primera imagen, la obra de cualquier literato desarrollada en el tiempo. Habrán notado que en la primera de sus obras estaban contenidas todas las demás. Es más, muchas veces el literato luego de su primer gran obra sólo se encarga de desarrollarla. El Sherlock Holmes de Conan Doyle no lo pudo abandonar nunca, luego de matarlo en uno de los episodios, debió devolverlo a la vida porque el mundo lo reclamaba.

Segunda imagen, la arquitectura. En la obra arquitectónica de un arquitecto también pueden apreciar algo que se llama estilo, y que en esencia dice que está haciendo siempre lo mismo, que una idea la está desarrollando de varias formas distintas a lo largo del tiempo.

Tercera imagen, la ingeniería. Un ingeniero tecnológico, al igual que el arquitecto, se engancha en unas pocas ideas que serán las que desarrollará a lo largo de toda su vida. Porque la constante en estos ejemplos es esa, estar enganchado a unas ideas que no es posible soltar.

Claro, a veces se perciben cosas como esta: una persona es muy introvertida, entra en alguna forma de terapia que lo empuja a abrirse más, a lanzarse al mundo y a las demás personas, y de repente esa persona introvertida se convierte en la persona más “exageradamente” extrovertida. Y en ese “exageradamente” es donde sigue estando la introversión como núcleo que debe ser superada a cada momento con la exageración. Hasta que un día, la persona se cansa de fingir lo que no es, y vuelve a su estado inicial de timidez.

Una persona es algo así como una idea, una imagen que debe realizarse en el mundo. Pero el hombre siempre juega a ser dios y quiere hacerse a sí mismo según su deseo, cosa que no es posible. La posibilidad de aprender cosas hace creer que una persona puede ser formada a partir de lo que se le enseña. Pero en realidad lo que puede hacerse es otra cosa, es crear una especie de “yo-condicionado”, pero el problema de ese “yo-condicionado” es que forma como una especie de capullo que envuelve a la persona y que le resta vitalidad. Estos yoes producto de la educación y la socialización, siempre tienen el propósito de controlar, de limitar a las personas en el sentido de que no se salgan de los carriles esperados por la comunidad o educadores de la persona.

Claro, las grandes personas son las que nunca se dejaron sujetar por estos condicionamientos y se impusieron al medio, actualizaron su destino, la idea que encarnan.

Pero sigo explicando un poco más acerca de cómo la persona en todo momento es todo lo que es. Dibujen un árbol. Si no son dibujantes es posible que les salga mal. Vuelvan a dibujarlo y les saldrá mejor. Sigan y sigan dibujando el mismo árbol y verán que el último a pesar de estar mucho mejor es igual que el primero. Cuando realizamos un esbozo de una idea a realizar, estamos aproximándonos a una idea que está ahí pero que aún no podemos verla completamente ni realizarla. Cada esbozo se acerca más a lo que queremos hacer. Esto es parecido a los juegos de caza del tigre cuando es cachorro. El tigre sabe cazar porque está en su naturaleza, pero debe actualizar esa potencia, y los juegos tienen el propósito de que esto ocurra, pero el estilo de caza del tigre ya se percibe en sus primeros juegos.

Encarnamos una idea que estamos desarrollando en todo momento. Es posible limitar a los hombres para que sean menos de lo que son, es lo que habitualmente se hace con la mayoría de las personas, por eso viven muertas o anestesiadas de alguna manera para no percatarse que se han traicionado, que no fueron capaces de ser lo que verdaderamente son. Claro, es posible que también exista la naturaleza “cordero” en el hombre.


4 comentarios:

  1. Facundo12:49 a.m.

    Buenas Deth, acabas de ganarte un lector, Fado me pasó tu blog, ya me lo agrego a favoritos y lo comenzaré a leer más seguido.
    Es interesante lo que planteas en este artículo, sobre todo muy controversial, aunque no creo que quede bien en clara la idea, quizás requeriría de un mucho más largo artículo para que una idea así quede exhausta de análisis. Más allá de eso, el concepto es bueno e intenta explicar lo que muchos nos preguntamos: ¿cómo es que el proceso de civilización al que estamos sometidos actúa para fomentar el "corderismo" en la sociedad?. ¿Hasta qué punto el proceso de civilización non intenta someter? pero sobre todo la pregunt es ¿Hasta qué punto este sometimiento es inexorable?. Y es importante saber que ese proceso es, en principio, ajeno a nosotros, ajeno a nuestra naturaleza. Me parece barbaro ver al hombre como una idea, como un potencial. De esta forma se entiende al hombre sin nacer como el máximo potencial, es decir, ese hombre tiene un potencial tal, que puede ser desde el hombre que cambie el mundo, hasta el que no influya en absoluto, pasando por el que lo destruya. Entender ese potencial es entender la responsabilidad de nosotros como personas de contruirnos de la mejor manera posible, distintos a lo que la sumición al proceso de civilización nos haría, pero tampoco ajenos ya que nuestras mentes se sustentan en experiencias e ideas para dar respuestas. Y es nuestra mente la que nos va a dar las respuestas acerca de las desiciones que debemos tomar. El proceso de civilización es una idea que se refleja en las personas y nos proporciona ideas para generar ideas mejores, así muchas cosas más determinan el autoderminismo razonable como postura necesaria para un buen desarrollo del ser.

    Escribi mucho, me despido, un saludo... sigo leyendo

    ResponderEliminar
  2. Tal vez para entender este tema deba apelar a otra imagen, cuando una célula nueva llega al cuerpo humano, llega para cumplir una función, ese es su destino, esa es su necesidad. La célula no llega para ella misma, sino que llega para el organismo al que pertenece. Lo mismo ocurre cuando una persona nace, llega porque el Cosmos la invoca para realizar una tarea. Pero claro, cada organismo que llega a este mundo debe luchar por vivir e imponerse. Está en la naturaleza de cada grupo social mantenerse como tal, por lo que el grupo se defenderá de cualquiera que llegue y que pueda alterar su funcionamiento. Por lo que es natural que cada grupo trate de socializar y de dominar a los nuevos integrantes. El nuevo integrante deberá crecer según las normas de otros hasta que alcance el poder suficiente como para tomar el control. El conflicto es la base del movimiento, nuestro organismo opera sobre la base del conflicto con dos sistemas como el simpático y el parasimpático operando en conflicto, pero también cooperando. Encontrar nuestro lugar en el mundo no es fácil. Pero nuestro lugar está ahí. Aunque sabemos que la naturaleza crea mucha vida para que sólo unos pocos sobrevivan.

    Saludos, Facundo

    ResponderEliminar
  3. Facundo2:07 p.m.

    El problema no es sólo la sumición, el problema es también que todos apoyan un sistema que se contradice, así que no tiene sentido lo que sucede cuando otros se defienden de aquel que quiera alterar. No tiene sentido porque queda claro que algo anda mal y de todas formas sucede esta autodefensa. El miedo a la alteración queda bien graficado en lo que dijistes. Ese miedo provoca la conservación del funcionamiento y el mantenimiento de las contradicciones del mismo. También están los que construyen el sistema en mayor medida, los que tienen esa posibilidad en pos de representar a muchos más, los líderes. El problema es que esos líderes surgen de defender el sistema en casi todos los casos. El cambio requiere que los líderes surjan de quienes quieran alterar.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda que el cambio siempre requiere de líderes que sepan qué cambiar, que puedan percibir la complejidad de las estructuras sociales. Pero en esta o en cualquier otra estructura, siempre existirán valores que surgen espontáneamente de la colectividad. Siempre existirá el conflicto individuo colectividad, y cada individuo deberá encontrar su lugar en el mundo. Porque existe una constante a tener en cuenta, es la naturaleza del hombre, naturaleza no demasiado buena. En síntesis, donde se junten dos o más personas de alguna manera comenzaran los conflictos de intereses, y cada uno deberá luchar por sus cosas.

    ResponderEliminar