viernes, junio 29, 2012



Han existido infinidad de creencias religiosas a lo largo del tiempo, sin embargo, por algún extraño proceso se fueron decantando y complejizando con ritos varios, las que le TEMÍAN AL PLACER y lo condenaban de alguna forma, especialmente al placer sexual. En este miedo al placer y la condena al mismo debemos encontrar la fuente pulsional de estas religiones, sólo así podremos comprenderlas. ¿Por qué el mal y el demonio se encuentran del lado del PLACER? Es más, si examinan la noción misma de DISCIPLINA verán que consiste en la capacidad de resistir la TENTACIÓN, o las distintas tentaciones que puedan desviar de la vocación de propósito.


0 comentarios:

Publicar un comentario