lunes, marzo 11, 2013



La ciencia pretende eliminar el azar de la vida, curiosamente la naturaleza ha inventado la reproducción sexual para ayudarse del azar al crear las mutaciones necesarias para la evolución de las especies. ¿Una vida que excluye el azar no estará condenada a repetirse a sí misma, clonarse, para sostenerse? Basta con hacer un poco de memoria para recordar que los grandes cambios en nuestras vidas se debieron a acontecimientos inesperados. Caminos que se abrieron, personas que se acercaron, también caminos que se cerraron y personas que desaparecieron. Proyectamos para protegernos de lo inesperado, así sólo podemos asegurarnos de quedar congelados en un estado similar por el máximo tiempo posible. Racionalidad y estancamiento muchas veces van de la mano. Los grandes emprendedores están abiertos al cambio y a lo que se les presente, los racionalistas están esperando un milagro: que se les ocurra un plan genial libre de fallas. No puedo olvidar las palabras de Anand, campeón mundial de ajedrez: “si pienso mucho me equivoco”. Querer controlarlo todo es el mejor camino para no poder controlar nada.


0 comentarios:

Publicar un comentario